Recibir en las 25 energías del tuishou

Facebooktwittermail

Chen Yanlin ( 陳炎林 ) en 1943 publicó la que se podría considerar la principal guía curricular del estilo Yang que se ha realizado en el libro «Taiji compilado: Boxeo, sable, espada, lanza y combate» (太極拳刀劍桿散手合編 ). En la segunda parte del libro, desarrolla la idea de las 25 energías del empuje de manos. Hoy continuamos con la cuarta energía que desarrolla. 

4. Recibir – Zou jin (1)

Recibir es la energía de “no ir en contra de” (2). Es lo opuesto a oponerse y una manera de retirarse (3). Está basada en la energía de comprender, porque si no reconoces que viene hacia ti, ¿cómo vas a recibirlo? Un oponente puede atacarte alto o bajo, de frente o por los lados, derecha o izquierda, desde la distancia o desde cerca. Nada de eso saldrá de un patrón predeterminado (4), por lo que si no estás reconociendo la situación, ¿cómo serás capaz de recibir?

Recibir es evadir la fuerza principal del oponente para que no se resistan entre sí. Por tanto, al hacer contacto con el oponente, en el momento en que tus manos sientan la mínima intención de presión, cambia a volverte vacío. Si encuentras presión en un lado, afloja ese lado, o si encuentras presión en ambos lados, hunde un lado, drenando así su fuerza, enviándola lejos en la dirección en que se dirige para que no haya la más mínima resistencia, lo que lo causa que pierda el equilibrio por completo y no logre nada.

Así se dice (en el Clásico de Boxeo de Taiji): “Cuando la presión está en la izquierda, la izquierda se vacía. Cuando la presión está en la derecha, la derecha desaparece.” Pero al principio, no recibirás a menos que haya una gran energía que recibir, ya que todavía tendrás la intención de resistir, y no tendrás el recibir genuino que viene con la comprensión de energías.

La clave para recibir reside totalmente en tu cintura y piernas. Si tu cintura y piernas no tienen habilidad, todo será en vano. También debes entender este punto.

Nuestros mecenas disfrutan con antelación de todos nuestros artículos con notas a la traducción y de contenidos exclusivos

Traducción por Javier Arnanz del Blog de Brennan Translations

Puedes ver las entradas anteriores:

Facebooktwittermail
youtube