¿Qué estilo de taichi haces, chuan? No, hago chen, que es el más marcial

Facebooktwittergoogle_plusmail

Las artes marciales chinas en general y el tai chi chuan en particular llevan décadas en España y todavía hay muchos malentendidos sobre lo que consisten, cuáles son sus objetivos, en que se diferencian de otras actividades, etc. En las siguientes líneas voy a tratar de aclarar algunos conceptos usando como guía preguntas muy habituales que me llegan y confusiones de algunos practicantes.

¿Qué es eso del taichí? ¿Es como el yoga? ¿Es un baile?

El taichí es realmente un arte marcial llamado tai chi chuan (o taijiquan) cuyo principal objetivo en su origen era ser un sistema de defensa personal basado en la no oposición y aprovechamiento de la energía del oponente. Al trabajar de forma relajada, sin un uso excesivo de energía, su práctica favorecía la mejora de la salud y aumentaba la longevidad. Estos dos aspectos, aunque no creo que fuesen los principales objetivos en sus inicios, se han convertido para la mayoría de practicantes en la meta a alcanzar haciendo que su práctica parezca en ocasiones más un baile con fines estéticos que un sistema marcial.

¿Qué estilo haces? – Hago estilo Chuan.

Chuan no es un estilo. Literalmente significa puño o “boxeo”. Es un “apellido” que se pone al final del nombre de muchos estilos de artes marciales chinos. En este caso sería “el boxeo” del tai chi. El tema es que como tendemos a la comodidad, de la misma manera que a mi me llaman Javi o Javier en vez de “Francisco Javier” (a no ser que me vayan a regañar), nos resulta más fácil reducir y decir tai chi en vez de tai chi chuan. Pero tenemos que ser conscientes de que estamos tomándonos una licencia y admitimos el error para ahorrarnos 0’2 segundos, que a lo largo de la vida, sumados, puede ser un montón.

Cuando un “profesor” me dice que practica estilo Chuan

Confundir “chuan” con un estilo, es un grave error en un practicante novel, pero tendría que estar penado con la cárcel si eres un instructor… y se dan casos. Si alguna vez te encuentras a un “profe” así, no dejes de sonreír y lentamente aléjate con disimulo.

“Yo hago estilo Chen, que es más marcial”.

Hay varias estilos de tai chi (chuan) popularmente reconocidas. Los principales son Chen, Yang, Wu, Sun, Hao. Los nombres hacen referencia a las familias que los desarrollaron. Cuando un practicante con muchos años de entrenamiento, gran profundidad de conocimientos adaptaba algo, bien uniendo conceptos de otras artes marciales que dominaba, bien centrándose en alguna particularidad que lo hacía más efectivo en un contexto diferente, daba lugar a un cambio de estilo. Así, el estilo Chen en su estructura y movimiento permite gran movilidad en diferentes direcciones; servía para “proteger la villa”, los bandidos me podían venir de cualquier lado, y varios a la vez. El estilo Yang fue cambiando porque poco a poco el contexto histórico y su práctica hizo que los enfrentamientos fueran más en un uno contra uno, con lo que tenía que maximizar las posibilidades contra un solo oponente que generalmente tenía en frente. Sun Lu Tan, creador del estilo Sun, incorporó a su práctica de taichí su experiencia en Xingyiquan y Baguazhang, otros estilos de artes marciales, cambiando la manera de practicar, …

¿Cuál es más marcial? Pues realmente, si se practican correctamente, todos lo son. Un estilo no se fundaba como se crean hoy las marcas comerciales como “Zumba fitness”. No era un par de amigos en un patio diseñando movimientos, creando un plan de márquetin y vendiendo un sistema de instructores y reciclajes. Eran personas que se jugaban el tipo a diario, entrenaban y repartían galletas para no recibirlas. Después de mucho tiempo así, se daban cuenta de que lo que hacían, no era lo mismo que habían aprendido. En función de experiencias previas, contextos, etc, se habían adaptado para ser los mejores en esas nuevas circunstancias y entonces se decía que eso, por ejemplo, ya no era Chen, era Yang. Mucha gente confunde que como el estilo Chen “da zapatazos en el suelo”, “lanza puñetazos haciendo ruiditos” y se trabaja en posturas bajas, a la fuerza tiene que ser “más marcial”. Todos los estilos se pueden trabajar igual de bien… o igual de mal. Y que ningún practicante del estilo Chen se sienta ofendido por este comentario, sólo hace referencia a que hay quien confunde lo llamativo de una técnica en concreto o un fajin (movimiento explosivo) con marcialidad…

“El tai chi es para los viejos en los parques”.

El taichí realmente es para todos. Se puede adaptar en intensidad de manera que se puede trabajar de manera intensa o suave. Una persona sin lesiones, con energía, puede enfocar su entrenamiento a mejorar sus capacidades físicas, incidir en la parte de defensa personal, trabajar patadas, puños, posiciones bajas, cambios de ritmo, trabajo de parejas. Una persona lesionada, o con un problema de salud puede centrarse en la parte de corrección postural y respiración, consiguiendo fortalecimiento a su nivel, equilibrio, coordinación, mejora de la circulación,…

“Si trabajas puñetazos y patadas ya no es taichí, es wushu (o kungfu)”.

Lo primero es que wushu es un concepto que hace referencia a “artes marciales chinas” en general, por lo tanto, tai chi chuan, es wushu. El trabajo de técnica de puños y patadas es general para todas las artes marciales. Luego tu estilo se enfocará más en unas técnicas que en otras, pero tanto por acondicionamiento físico, como para entender los elementos básicos que van a aparecer en una contienda, es interesante hacer este trabajo. Evidentemente, un entrenamiento de tai chi chuan, no es un entrenamiento de boxeo ni de taekwondo, pero lanzar piernas (adaptado a las posibilidades del practicante) siempre es un buen trabajo que mejora fuerza y flexibilidad. Si la parte marcial es el objetivo del grupo y las capacidades del practicante lo permiten, ya estás tardando si todavía no lo haces.

 

Creo que de un plumazo he tratado los principales “malentendidos” que existen entre los profanos en la materia. Espero así haber ayudado a aclarar un poco en que consiste “este baile para viejitos que hacemos en los parques”. Si me he dejado algo, te invito a escribir en los comentarios y compartir con nosotros, tanto aquí como en el Facebook.

¡A practicar!

Javier Arnanz

Facebooktwittergoogle_plusmail