Wu Qin Xi. El Juego de los Cinco Animales

wuqinxi

El Juego de los Cinco Animales, el método para preservar la salud fue recogido por Hua Tuo, un médico de renombre del periodo de los Tres Reinos (220-280). Es el fruto de la práctica que se llevaba haciendo desde tiempos remotos en la antigua China. El libro de Zhuangzi, escrito en el periodo de los reinos guerreros, (475 – 221 a.C.) recoge ya la práctica de los ejercicios Daoyin como “coger y soltar el aire, deshacerse de lo viejo y tomar lo nuevo, imitar al oso escalando y al ave abriendo sus alas”. La pieza de seda de los Ejercicios de Daoyin encontrada en las tumbas de Mawangdui en Changsha muestra a figuras imitando al oso moviéndose, al ave abriendo sus alas, al pato salvaje nadando, al mono buscando comida, al halcón oteando y al tigre mirando a su alrededor, que más tarde se condensaron en el Juego de los Seis Animales.

De estos ejercicios y otros practicados en la época, Hua Tuo recogió lo que pasó a denominarse el Juego de los Cinco Animales en el que se realizaban ejercicios físicos y de respiración imitando a los animales.

Además de sus conocimientos en diagnóstico, medicina, acupuntura y cirugía, Hua Tuo era también un experto en técnicas para preservar la salud. Sostenía que “es aconsejable hacer ejercicios, pero no hay que llegar a los extremos. El movimiento facilita la digestión de la comida y promueve la circulación de la Sangre para protegerse contra las enfermedades. Esto es como la bisagra de una puerta que nunca se oxida”. Más adelante Hua Tuo compiló lo que originó el Juego de los Cinco Animales para aumentar el apetito y preservar la salud a la vez que cura las enfermedades. Wu Pu, uno de sus estudiantes, practicaba estas técnicas lo que le evitó la sordera, la vista cansada y le mantuvo unos dientes perfectos y buen apetito hasta los 90 años.

Entre los archivos de los métodos específicos del Juego de los Cinco Animales que han llegado a nuestros días, el más antiguo son los “Archivos para cultivar el carácter y prolongar la vida” recogidos por Tao Hongjing, de la dinastía Liang (502 – 557). Según se fue difundiendo este trabajo a través de numerosos expertos, se crearon distintas variantes, unas simples y complejas, suaves y duras y combinadas de diferente manera con la respiración y el control mental. Por ejemplo, el Juego de los Cinco animales recogido en la Médula del Fénix Rojo por Zhou Lujing, de la dinastía Ming (1368 – 1644) se caracteriza por movimientos muy suaves combinados con respiración y control de la concentración. De este tratado surgió una de las ilustraciones más conocidas en la actualidad. Aunque las variantes son muchas, todas tienen algo en común, y es que se adhieren a los principios fundamentales de imitación de los movimientos de los cinco animales y la combinación de los ejercicios físicos y mentales. Además todas tienen el propósito común de fortalecer músculos y huesos, facilitar la circulación del Qi y sangre, prevenir y curar enfermedades, mantener una buena salud y prolongar la expectativa de vida.

La práctica de Wu Qin Xi se puede dividir en dos tipos. Uno hace hincapié en el ejercicio físico del tronco y extremidades para fortalecer la complexión corporal, llamada “ejercicio externo” mientras que el otro trabaja más los ejercicios mentales destinados a imitar las actividades y expresiones espirituales de los animales con el objetivo de estimular la actividad mental denominado “ejercicio interno”. Además, el ejercicio externo puede dividirse también en dos estilos de práctica, el “boxeo de cinco animales” cuando la práctica es vigorosa y está dirigida a la defensa personal, aunque también tiene valor terapéutico mediante golpeteos y masajes. Y el “baile de los cinco animales”, cuando se practica de una manera más delicada y elegante tratando de fortalecer el estado de forma física y espiritual de la persona.

El Wu Qin Xi es fácil de practicar en todas las edades. La versión revisada de la Chinese Health Qigong Association incluye los conocimientos tradicionales de la medicina china con los avances de la biomecánica. Los movimientos físicos están diseñados para mostrar el coraje y robustez del tigre, la serenidad y porte del ciervo, la firmeza y solidez del oso, la agilidad y destreza del mono y la velocidad y elegancia del ave. Los movimientos físicos externos siempre se integran con ejercicios que involucran facultades mentales.

Todos los ejercicios son simples y simétricos y requieren un esfuerzo físico moderado que se puede adaptar a la complexión corporal y fortaleza del practicante.

A continuación podemos ver un vídeo con la ejecución completa de la forma en la variante de la International Health Qigong Federation, tal y como la trabajamos en el Instituto Movimiento y Salud.

 

Si todavía no conoces estos populares y beneficiosos ejercicios. No pierdas la oportunidad de aprenderlos.