El cultivo del Dao De

Facebooktwittergoogle_plusmail

Como parte de la naturaleza, las actividades de los seres humanos están estrechamente conectadas al resto del universo e inevitablemente siguen sus leyes. Estas leyes existen en todo, incluidos los seres humanos y pueden ser entendidas como una definición general de Dao De. El término “moralidad” en chino está compuesto por el carácter “Dao” que significa “el camino” y el carácter “De” que significa “moralidad” o “virtud”. El Dao De, en un sentido más estrecho haría referencia al código de conducta que regula nuestro comportamiento y nuestra relación con otras personas y la sociedad. Al ser un “código de conducta” puede no resultar tan poderoso como los códigos legales, pero pone su énfasis en el aspecto mental del ser humano y tiene su raíz en los corazones de las personas. Uno de los objetivos que siempre se ha buscado con la práctica del qigong y de las artes marciales es el crecimiento personal para alcanzar la “iluminación”, cosas que no se pueden alcanzar sin un cultivo personal del Dao De.

Desde un punto de vista holístico, el ser humano está compuesto por cuerpo, qi y mente. La estabilidad fisiológica es sólo uno de los factores que mantienen nuestro equilibrio. Una vida sana también necesita una circulación de Qi fluida y armoniosa y una mente calmada y en paz. Para alcanzar esto lo primero es eliminar o al menos reducir la influencia de las llamadas Siete Emociones: Alegría, Ira, Ansiedad, Preocupación, Tristeza, Miedo y Terror. El siguiente paso sería mejorar la capacidad de autorregular el cuerpo y el qi, lo que es de hecho como se aplica la regulación de la mente en la práctica del qigong. Por tanto el refinamiento del Dao De resulta un factor esencial para mantener nuestra estabilidad general e inevitablemente una parte crítica de la regulación mental y de nuestra práctica para la salud.

Conexión entre la práctica del Taijiquan y Qigong y el cultivo del Dao De

Muchas escuelas ponen el cultivo del Dao De cómo su principal requisito. Enfatizan que la práctica se verá reforzada por el cultivo de la moralidad. Podemos encontrar muchas referencias de los clásicos sobre esto: “el logro viene de la moralidad, la moralidad es la madre del logro”, el aviso de “practicar sin el cultivo de la moralidad sólo llevará a la obsesión” o “para cultivar el cuerpo, primero haz que el corazón sea correcto”.

El cultivo moral y el entrenamiento físico son ambos indispensables, como las dos alas de un pájaro. El entrenamiento de la mente y el cultivo del Dao De son críticos para cualquier practicante porque “el pensamiento es el comandante del Qi”. Sólo cuando una persona ha cultivado el Dao De puede mantener una mente y estado emocional estable en un entorno que “nos decepciona ocho o nueve de cada diez veces”, asegurando un flujo óptimo de las actividades mentales.

Hay que desarrollar un estilo de vida positivo, una mente alegre y unas relaciones armoniosas para poder realizar una práctica relajada que realmente sea eficiente en aliviar las tensiones y el estrés de la vida diaria y mantener un estado psicológico saludable.

La regulación de la mente en nuestra práctica de hecho es la introspección voluntaria a nuestra actividad mental, sin estimulación directa externa, para alcanzar el autocontrol de nuestro cuerpo y Qi y de este modo tonificar nuestras actividades diarias. Si esta es la manera de entrenar nuestra habilidad de autocontrol, el cultivo del Dao De es la manera de entrenar el autocontrol de nuestra consciencia bajo las distracciones externas. Por tanto, el cultivo del Dao De es la regulación de la mente en nuestra práctica a un nivel superior. Vivir en una sociedad como la nuestra, con las exigencias que nos impone, hace que tengamos un tiempo muy limitado para practicar para nosotros mismos. La solución pasa por convertir el cultivo del Dao De parte de nuestro día a día, en cada momento, en cada lugar y con cada cosa, y a través de él alcanzar la capacidad de autocontrol de nuestra consciencia. Sólo de esta manera podemos calmar nuestra mente, eliminar la inquietud, contener nuestro espíritu y no ir a los extremos.

Como cultivar el Dao De

Diferentes escuelas a lo largo de los años han puesto el énfasis en distintos aspectos pero podemos encontrar unos puntos comunes.

1. Establecer una atención plena correcta

Como practicantes debemos tener una correcta atención plena y ver nuestra práctica de una manera científica en vez de hacerlo a través de ojos supersticiosos o místicos. Han existido numerosas escuelas o rutinas a lo largo de la historia. Algunas son excelentes para promover la salud y otras están llenas de misticismo y superstición. Debemos tener los motivos adecuados para practicar basados en mejorar nuestro estado de salud, rehabilitar alguna dolencia o desarrollar habilidades marciales, no para conseguir poderes sobrenaturales o alcanzar la inmortalidad. Elige los contenidos de tu práctica de manera adecuada y evita lo que te pueda resultar perjudicial.

Para los instructores de taijiquan y qigong la ética profesional es esencial y su misión es pasar estos aspectos de la cultura china a otras personas de manera adecuada. Se debe cobrar lo que es justo dando contenidos reales y no acumular riquezas o aprovecharse de los alumnos mediante una aplicación incorrecta o incompleta de sus enseñanzas.

2. Cultivar el temperamento

En nuestra vida diaria necesitamos enfrentarnos a conflictos que siempre nos llevan a un abanico de sensaciones y emociones. Estas fluctuaciones irritan e inquietan nuestra mente, alteran nuestro Qi y Sangre y causan enfermedad. Estas perturbaciones según la medicina tradicional china se clasifican en las siete emociones mencionadas anteriormente (alegría, ira, ansiedad, preocupación, tristeza, miedo y terror). Si las siete emociones son demasiado fuertes para ser reguladas sucederá lo que se comenta en el texto “Cuestiones Básicas – Tratado de dolor” (Sù Wèn – Jŭ Tòng Lùn)”, “la ira eleva el Qi, la alegría frena el Qi, la pena dispersa el Qi, el miedo hunde el Qi, el terror altera el Qi”. Estas perturbaciones del Qi dañarán la mente y el cuerpo y harán imposible una práctica adecuada.

El exceso en las emociones son el resultado de una personalidad excesivamente fuerte o de un fallo en materializar los deseos personales. En ambos casos uno perderá la armonía con la naturaleza. Por esta razón no debemos tratar a los demás o a las cosas basándonos sólo en nuestros deseos personales, sino que debemos actuar con calma y de manera asertiva frente a todos y todo.

3. Superar los malos hábitos

Todos los seres humanos nacen inocentes y va adquiriendo hábitos poco a poco a lo largo de su vida. Algunos son buenos y otros son malos. Los buenos hábitos nos benefician a nosotros mismos y a los demás y es lo que se llama virtud. La virtud nos ayuda en nuestra práctica. Los malos hábitos pueden beneficiarnos, pero a costa de otras personas, o peor todavía, no nos hacen bien ni a nosotros ni a los que nos rodean. Los malos hábitos violan los principios de la práctica para la salud.

Tenemos que superar los malos hábitos para sobresalir en nuestra práctica. Se cuidadoso especialmente cuando estés solo. Debemos construir una perspectiva positiva de la vida, darle valor y ser firme. Los hábitos pueden parecer inquebrantables, de manera que no es tarea fácil deshacerse de los que no son adecuados, pero si entendemos como dañan nuestra mente y nuestra vida y decidimos enfrentarnos a ellos, no es imposible el cambio.

4. Mejorar la dotación natural

La dotación natural es con lo que nacemos, incluyendo nuestra personalidad, temperamento y habilidad. Es heredado, pero también se moldea con nuestras experiencias de manera que es una combinación prenatal y postnatal. Podemos cambiar nuestra dotación de nacimiento, mejorar y compensar las deficiencias mediante el cultivo del Dao De para mejorar en toda nuestra vida. Para conseguir esto debemos de manera consciente entrenarnos en la vida diaria para mejorar nuestros defectos y carencias.

En las enseñanzas del Maestro Xun (Xún Zĭ) se habla de los métodos para regular el Qi y Sangre y clarificar la mente, lo que nos da un indicio de cómo cultivar el Dao De: Para gente que tiene Qi y Sangre vigorosos, calmarlos y hablarlos con razones. Para personas que piensan demasiado, influye en ellos con franqueza y honestidad. Para aquellos que no tienen miedo, son fieros y violentos, guíalos con un código de conducta. Para los que son frívolos e irreflexivos, guíalos de manera serena. Con aquellos estrechos de miras, abre sus mentes con generosidad. A las personas despreciables y codiciosas, anímalas con deseo y ambición. Para aquellos vulgares y carentes de disciplina, refórmalos con buenos profesores y amigos atentos. Para aquellos que se abandonan a sí mismos avísales de los daños consecuentes. Para aquellos que son obtusos o simples de mente, ilumínalos con etiqueta, música y razonamientos.

5. Se desinteresado y contribuye al interés público

Una parte crítica del cultivo del Dao De es alcanzar el estado primario de consciencia. Hay dos aspectos de esto, uno para el público y otro para la vida. También hay dos niveles del significado de la palabra “vida” aquí, uno para la vida de los individuos y otro para la vida de la especie humana como un todo. Así que básicamente contribuir al público es contribuir a la vida.

“Público” es la manifestación de la moralidad del “Dao” en la humanidad. En el Libro de los Ritos – La aplicación de los ritos (Lĭ Jì – Lĭ Yùn) se dice “El gran “dao” es, el mundo es para todos”. Esta es una visión que los antepasados tenían de la sociedad ideal, así como la esfera mental que un practicante de qigong o de taijiquan debería alcanzar. Si podemos usarlo como un código para guiar nuestro comportamiento, encontraremos la verdad real, bondad y belleza y nuestra vida sin duda estará en concordancia con las leyes de la naturaleza.

Facebooktwittergoogle_plusmail